El espejo de Eva

martes, octubre 03, 2006


Me da miedo nombrarte. No quiero descubrir que puedes ser sólo una pompa de jabón, flotando titilante y a punto de explotar… me gusta tenerte cerca y de ese modo desaparecerías.

Me da miedo decirte que junto a ti hay más momentos felices que sin ti. Ya sabes, de amor no se muere nadie, pero contigo la vida parece tener cierto sentido, parece tener sentido.

Susurro, por eso, que pienso en ti tantas veces al día que perdí la cuenta, tantas que, enlazando una con otra, al final parece que realmente solo pienso en ti una vez al día. Tantas que parece que sin querer te llamo, y finalmente, sin necesidad de abrir la boca, te encuentro por las calles, te cruzas en mi camino, me sacas del pensamiento en el que me embarco normalmente cuando ando.

A mi sombra le acompaña otra sombra.
A mis risas el calor de tus risas.
A mi corazón tus latidos.

Morena de piel. De ojos oscuros. De manos cuadradas me dijo él.

9 Reflejos