El espejo de Eva

lunes, mayo 29, 2006

Siento que mi garganta se estrecha y mi estomago se encoge.
Tengo pesado el pensamiento y hay un sentimiento de caracol escondido que impregna mi soledad.
No entiendo esta tristeza porque nada ha cambiado.
No comprendo porque mi cuerpo pesa el triple de lo que suele pesar. Quizás por eso arrastro los pies. Quizás por eso mis ojos brillan.

Tengo triste el sentimiento.

Inestabilidad, ¡qué curiosa eres!
Tan pronto me haces obsequiar una sonrisa como replegarme en mi rincón sin dar señal de vida.

Si por un instante pudiera estar lejos de todo lo que me pesa, de mi propio pensamiento, de mi propio corazón... las cosas desde fuera siempre se ven mejor.
Tanto tiempo sin escribir, y hoy regreso para escribir esto... casi mejor es dejar el hueco en blanco, vacío el tiempo, impecable el desconcierto... casi mejor es el silencio.

6 Reflejos

jueves, mayo 18, 2006

ENTRE DOS TIERRAS [Héroes del Silencio]

te puedes vender,
cualquier oferta es buena
si quieres poder.
y qué fácil es,
abrir tanto la boca para opinar
y si te piensas echar atrás
tienes muchas huellas que borrar

déjame, que yo no tengo la culpa de verte caer
si yo no tengo la culpa de verte caer.

pierdes la fe,
cualquier esperanza es vana
y no sé qué creer;
pero olvídame que nadie te ha llamado
y ya estás otra vez

déjame, que yo no tengo la culpa de verte caer
si yo no tengo la culpa de ver que...

entre dos tierras estás
y no dejas aire que respirar
entre dos tierras estás
y no dejas aire que respirar

déjalo ya,
no seas membrillo y
permite pasar
y si no piensas echar atrás
tienes mucho barro que tragar

déjame, que yo no tengo la culpa de verte caer
si yo no tengo la culpa de ver que...

entre dos tierras estás
y no dejas aire que respirar
entre dos tierras estás
y no dejas aire que respirar

déjame, que yo no tengo la culpa de verte caer
si yo no tengo la culpa de ver que...

entre dos tierras estás
y no dejas aire que respirar
entre dos tierras estás
y no dejas aire que respirar

7 Reflejos

lunes, mayo 08, 2006

Un recorrido

Cuantas veces he hecho este trayecto.
Cuantas veces el mismo autobús.
Cuantas veces he mirado al mar y me he sentido como el mar.
Cuantas veces voy por el camino enlazando pensamientos como eslabones de cartulina para hacer cadenetas de colores.


Cuantas veces colores vivos.

Cuantas veces sólo tonos grises.

9 Reflejos

sábado, mayo 06, 2006

Espiral

Estaba convencida de que la vida es cíclica.

Ahora pienso que se trata de una espiral.
Se abre más o menos conforme tomamos una decisión, conforme cribamos nuestro destino.

No se repiten los ciclos como si fuera la misma obra con diferentes actores.

En realidad los actores pueden ser los mismos, pero la escena, la historia siempre es distinta.

Son curiosas las similitudes.
Son espeluznantes las casualidades.

No me gusta que una persona me recuerde a otra. No me hace ni “…” gracia.

Y mi puñetera manía de analizar todo lo analizable. Para luego hacer lo que mal hago en lugar de hacer lo que bien digo. Soy, conmigo misma, un pozo de coherencia. Y hago, conmigo misma, el harakiri más doloroso.

Por eso hablo, recopilo información y veo las diferencias. Las grandes diferencias. Las benditas diferencias.

No busco un perfil. No cierro ni ventanas para saltar, ni puertas para entrar.

Simplemente quiero ser consciente de mi misma y de mi propia realidad. Así de “sencillo”.

6 Reflejos

viernes, mayo 05, 2006

MEMORANDUM PARA EL ALUDIDO

Un “BUENA SUERTE” no es un ADIOS.

3 Reflejos

martes, mayo 02, 2006

ESPONJITAS

Somos esponjitas. Sin querer se nos quedan palabras y expresiones que oímos a otras personas (oímos porque llegan a nuestros tímpanos sin avisar y sin el más mínimo peso, ya que en el caso contrario estaríamos escuchando).

En mi caso en concreto tengo un defecto (o una virtud) que un buen amigo denominó en su día como “cambio de registro”.

Esto es: en función de la persona con la cuál esté conversando usaré un determinado vocabulario o una serie de expresiones.

Es más, en función del acento que oiga en mis compañeros de cháchara mi acento propio puede verse modificado en dos maneras:
1) Que al dudar de mi acento original lo refuerce con tal intensidad que para alguien con acento original similar al mío le parezca exagerado.

2) Que al ser más sencillo en ocasiones concretas pasar por natural de la zona donde se habla en el momento en cuestión adapte mi acento de manera que pase por autóctona lugareña del lugar donde hablo y del cuál he copiado el acento.

Pero a pesar de mi “mutación de acento temporal”, me encanta la manera de hablar y el vocabulario que me ha dado el lugar donde vivo.

6 Reflejos