El espejo de Eva

sábado, noviembre 25, 2006

MISERIA

Mi madre llora escondida tras la puerta del sótano garaje, poco antes de salir de casa en su coche.
Lo sé porque sabiendo que estaba ahí abrí esa puerta por saber que hacía. Y tan solo he dado tiempo a oír un hipido y he vuelto a cerrar la puerta.

Hay quién llora por fuera, y hay quien llora por dentro. Hay quien nunca ha llorado y un día estalla y quien ha llorado tanto que a estas alturas se siente seca. Hay quien llora de rabia y hay quien llora de pena. Y en este último punto no sé donde se encuentra mi madre.

No quiero hablar de las causas. Son las de siempre pero con distintos adornos, diferentes escenarios.

Y me da igual de quién sea el fallo, porque aún sabiéndolo nada se enmienda.

Estas son mis miserias, o tan sólo alguna de ellas… porque ¿Quién no se conmueve con el llanto de una madre y baja a consolarla? YO.

6 Comments:

At noviembre 28, 2006 11:33 a. m., Blogger Beaumont said...

Hija, no sé que decirte.

 
At noviembre 29, 2006 3:54 a. m., Anonymous BitNoir said...

Kizás ya lo tengas asumido y por eso ni sikiera kieres intentar consolarla... o kizás simplemente no sepas como consolarla. a lo mejor crees k pueda merecerselo, o kizás k intente llamar la atención. La verdad es k no se k decirte ante un tema así de delicado, porke, aunke conociera toda la verdad, yo tampoco habria sabido hacer nada. no te desanimes. sigue sonriendo y con la cabeza bien alta. tu no tienes la culpa

 
At diciembre 04, 2006 8:53 p. m., Blogger malatesta said...

Difícil, muy difícil. Como ya te dije una vez, a veces en la distancia se puede arreglar lo que la cercanía estropeó. Paciencia y ánimo.

 
At diciembre 11, 2006 11:37 p. m., Anonymous soleil said...

¿por qué no la consuelas?

 
At diciembre 12, 2006 2:18 p. m., Anonymous Anónimo said...

Una Hija siempre lo es todo para su Madre. Pero, ¿Una Madre que és para su Hija?.


Ánimo y saludos, Berci.

 
At diciembre 13, 2006 12:36 a. m., Blogger Aweke said...

Hace unos meses, te lamentabas, de haber perdido una batalla en tu "guerra" personal. Te dije entonces,que en las guerras todos pierden.
Hoy, habiendo resultado vencedora, te sientes mal igualmente. Espero que comprendas a lo que me refiero, y piensa...¿se sentian ellos igual cuando vencieron?.
Tranquila, no eres ningun ogro, solo humana.

 

Publicar un comentario en la entrada

<< Home