El espejo de Eva

sábado, diciembre 31, 2005

El último del 2005

Una pompa de jabón, brillante, frágil en el aire, levitando sobre la acera a escasos centímetros del suelo, pero sobre él.
Hinchada de colores mágicos.
Corriendo, cabalgando sobre la brisa que la acerca al suelo.

Cuando se pose explotará en silencio y dejará un cerquito dibujando un círculo perfecto de agua y jabón.
El sol secará el cemento, nadie podrá decir al cabo de los minutos que allí una vez hubo una pompa de jabón hermosa reflejando los colores de alrededor.
Nadie siquiera oirá ese chasquido al contacto de la fina piel de la pompa con el frío y duro pavimento.

Pero al recuerdo de la pompa de jabón una niña le ha seguido el rastro cuando al pasar con el coche la vio de refilón por casualidad.
La siguió mientras pudo, con la vista y sonrió y juraría que la pompa le guiñó.

7 Reflejos

jueves, diciembre 29, 2005

El olvido tiene un nombre y un rostro que nunca soy capaz de recordar.

0 Reflejos

miércoles, diciembre 28, 2005

Pasando el tiempo

Hacía mucho que no recordaba la forma de las estrellas.
Hacía mucho que no levantaba la mirada un poco más allá.
Hacía mucho que no olvidaba mis pensamientos en el felpudo de casa de camino a la calle.
Hacía mucho que no me dedicaba a andar, sólo andar.

Ya se sabe, no hay mal que por bien no venga.

6 Reflejos

martes, diciembre 27, 2005

N

N sondea mi alma, y sabe, en una palabra, que secreta alegría guardo o que espinita clavada llevo.
Si nos vemos, me mira a los ojos y sabe.
Si hablamos por teléfono, oye una palabra y sabe.
Es pura explosión de alegría.
Inunda de optimismo entrando por la puerta, apenas un pie en la estancia.
No le digo y sabe.
Ella calla y sabe.
Es curioso como el tiempo y el contacto nos hacen casi como siamesas.
Una palabra y sé, no necesito que me explique su buena noticia, yo se la digo antes de que ella me cuente.
Una sonrisa y sé, no necesito que ella me admita nada, yo sé de sobra que lo que habría de decirme era cierto.
Sé que la vida le depara algo bueno.

Me cuesta trabajo recordarla triste o enfadada. Aunque sé que a veces, cuando piensa que nadie la puede ver, N mira al mar con melancolía y yo no estoy delante pero lo sé.

Si tuviera que poner una fotografía en el diccionario que definiera la expresión ALEGRÍA DE VIVIR pondría una de N.

La vida le depara algo bueno.


Ella mira al mar con melancolía cuando piensa que nadie la mira y yo no estoy delante pero lo sé.Pero sé que la vida le depara algo bueno

3 Reflejos

lunes, diciembre 26, 2005

De regreso

No me dejo ver, ya lo sé.
Y no es que me pase nada en concreto. No tengo una razón de peso, ni tampoco una mínima, para no aparecer. Ni por aquí ni por los vuestros.

Simplemente es que escribo una línea y la vuelvo a borrar. Y escribo otra línea y la vuelvo a borrar.

Así puedo pasar unos 10 minutos hasta que finalmente me decido a cerrar el Word. El tiempo apremia y tampoco paro demasiado por el mundo virtual.
Se pasan los días y repito la misma situación hasta que decido no aparecer.

Ahora es un buen momento.
Me he sentado y escribo rápida y veloz.
Disculpad la ausencia. No tengo una razón.

5 Reflejos