El espejo de Eva

martes, noviembre 29, 2005

FLORES

Vi rosas.

Paseábamos y vi rosas mientras ella compraba manzanas.

"Se me van los ojos detrás de las rosas. Me encantan las flores"·
"¿Comprarás rosas?"
"Hoy no".

Y pensaba en las flores, en las cinco veces que me han regalado flores.

"¿Cuál es tu flor preferida?"
"No lo sé. Me gustan todas, pero quizás la que menos son los claveles".
"A mí me encantantan los tulipanes amarillos. Aunque también me gustan mucho... ¿cómo se llaman esas flores que son como supermargaritas...? No lo recuerdo..."
"Vaya... yo tampoco".

Y pensaba en formas, colores y olores para diferentes flores que significan algo en mi mente.

ROSAS en el campo de mi abuelo, en la casa de mis abuelos durante mi infancia.

MARGARITAS en el antiguo descampado junto a mi casa.

CLAVELES en el cementerio, junto a las lápidas llenas de nombres que traen memorias.

FLOR DE AZAHAR en las calles de una ciudad cuando aprendía a desenvolverme sola.

JAZMIN, flor de mis veranos.

"...¿Cómo se llamaba esa flor parecida a margaritas superpobladas...?"

Llegó a casa con un ramillete para mí, de esas mismas flores que no logramos renombrar en la mañana. Preciosas flores blancas.

Ahora, en mi habitación, sobre la mesa en la que estudio, reina un viejo jarrón que oculta su desconchado contra la pared, coronado por un ramillete de crisantemos, alegrando mi corazón.

CRISANTEMOS, flor de la amistad entre dos mujeres.

10 Reflejos

domingo, noviembre 20, 2005

CITANDO

..."Tiene gracia. No cuenten nunca nada a nadie. En el momento en que uno cuenta cualquier cosa, empieza a echar de menos a todo el mundo".


(Página final de "El guardián entre el centeno",de J.D.Salinger).-

4 Reflejos

martes, noviembre 08, 2005

Por ser

Quizás sea cuestión de susceptibilidades o quizás sea que últimamente me paro un poco a escuchar palabras necias. La cuestión es que por H o por B, siempre hay una pega en algún trabajo por ser mujer.
Por ser mujer si se valora mi trabajo hay quién dice que simplemente me están riendo la gracia.
Por ser mujer si no se valora mi trabajo hay quién dice que simplemente da igual lo que haga, estará mal hecho.

Se espera tanto de mí, por ser mujer. Y a la vez se espera tan poco.

Si me adelanto para abrir la puerta y dejar pasar a quien me acompaña no habrá problema.
Si es mi compañera la que se adelanta para dejarme paso tampoco habrá problema. Cualquiera que saque el tema lo achacará a una educación cortés.

Si por el contrario es un compañero el que se adelanta alguien entrará a cuestionar si se trata de discriminación positiva o si es cuestión de cortesía o de educación obsoleta.

En cualquier caso yo lo tomo como una cortesía independiente de mi sexo Y es que muchas veces soy yo la que se adelanta. Ojo, la cuestión para mí cambia con la tercera edad.

De cualquier manera no espero un trato especial por ser una mujer. Ni negativo ni positivo. Y no voy a discutir por quien abrirá la puerta. Considero que el primero que llegue, sea FulanitO o MenganitA, será cortés si deja paso al siguiente o aguanta la puerta para que ésta no se cierre en la cara del que le sigue.
Y es que siempre, siempre alguien (hombre o mujer) saca el tema.

11 Reflejos

lunes, noviembre 07, 2005

VIENTO DEL ESTE, VIENTO DEL OESTE (PEARL S. BUCK)


"…

-¡Qué hermosa luna!- dijo, por último, con entusiasmo-. ¿Quieres tocar tu vieja arpa, Kwei-lan?
Intenté, en broma hacerme de rogar:
-Según nuestros antepasados que la inventaron, el arpa aborrece seis cosas; a saber, emitir sus sones en los siguientes casos: cuando hay otros instrumentos, en caso de duelo, cuando el músico se siente desgraciado, cuando su persona está oculta, cuando no se ha dejado arder incienso fresco y, por último, cuando hay un auditorio poco benévolo. Si esta noche no suena el arpa, ¿en cuál de estos puntos, mi señor, hay que buscar la causa?
Él se puso serio y dijo:
-Hubo un tiempo, lo sé, en que el arpa no hubiese dejado oír sus sones por mi causa; yo era un oyente poco benévolo. Pero ahora, bajo tus dedos deben resonar las viejas canciones de amor, las canciones de los poetas.
Persuadida, me levanté y fui a buscar el instrumento. Apoyándolo en la mesita de piedra, pulsé sus cuerdas, mientras pensaba en lo que iba a tocar. Por último canté:

Fresco es el viento de otoño
Y clara la luna,
Llueven las hojas muertas:
Y, aterido de frío,
Del árbol, un cuervo
sale volando.
Amor,¿dónde estás?
Esta noche mi corazón llora.
¡Estoy sola!


..."

Y si hoy el arpa no suena ¿cuál será la causa?

3 Reflejos

sábado, noviembre 05, 2005

EL PERRO DEL HORTELANO

EL PERRO DEL HORTELANO es una obra de teatro de Lope de Vega que conocí a través de la caja tonta de la mano de Emma Suarez y Carmelo Gómez. Cualquier comentario es inutil. Sólo puedo decir que es una de las obras que más me gusta, y que tengo la película en VHS un tanto gastada de reverla tantas veces.

Se trata de una trama de celos por parte de la condesa de Belflor, que se enamora de Teodoro, su secretario. Las reglas sociales de la época no lo consienten. Y la primera en tratar de evitarlo es la propia condesa. Pero los celos por su criada Marcela, cortejada por Teodoro, la hacen reaccionar...

Simplemente os recomiendo que la veais.


"...
¿Qué me quieres, Amor? Ya, ¿no tenía
olvidado a Teodoro? ¿Qué me quieres?
Pero responderás que tú no eres,
sino tu sombra, que detrás venía.

¡Oh celos! ¿Qué no hará vuestra porfía?
Malos letrados sois con las mujeres,
pues jamás os pidieron pareceres
que pudiese el honor guardarse un día.

Yo quiero a un hombre bien; mas se me acuerda
que yo soy mar y que es humilde barco,
y que es contra razón que el mar se pierda.

En gran peligro, Amor, el alma embarco;
mas si tanto el honor tira la cuerda,
por Dios, que temo que se rompa el arco.

..."

4 Reflejos

miércoles, noviembre 02, 2005

Feliz cumpleaños y un día

No recuerdo el día que nos conocimos, aunque me lo han contado.
Pero recuero mil berrinches porque la caja de los juguetes debía estar ordenada y no te dejaba tocar ni uno.
Recuerdo la casa de Bilbao y el patio y el olor del plastilina de aquel jardín de infancia.
Recuerdo el recuerdo de una anécdota a causa de tu pasotismo cuando te castigaban a estar “solo” en el pasillo.
Recuerdo horas interminables donde yo te enseñaba todo lo que sabía. Y aquella habilidad que hace mucho que perdí para convencerte de que lo que yo decía era cierto y de que mis ideas eran buenas ideas.
Recuerdo mil carcajadas, y por eso me río mientras escribo.
Recuerdo juegos, peleas a puñetazos y patadas.
Recuerdo la primera vez que te cogieron puntos y lo cafre que fuiste durante toda tu infancia a mi lado.
Recuerdo una mirada asesina que dediqué a dos compañeros de clase por meterse contigo y que les hizo retroceder. Aquella mirada fue tu comidilla en casas durante una semana.
Recuerdo días de bici, de futbol, de escondite, de mil juegos inventados por casi dos gemelos.
Recuerdo confesiones y consejos mutuos.
Recuerdo que nunca te llamo hermano, sino por tu nombre. Y si te llamo y me ignoras llamandote de cualquier manera o nombre ya me miras, aunque sea con desagrado.

Recuerdo que en casa eres mi consuelo.
Recuerdo que aunque nunca te lo digo sabes que te quiero.

Recuerdo que ayer fue tu cumpleaños y cumpliste 22 otoños y que sigo contando contigo más que nunca, más loco, más cuerdo, más joven y más viejo que nunca.

Hagas lo que hagas, vayas donde vayas, tu siempre estarás presente y en mi recuerdo.

¡¡Feliz cumpleaños y un día!!

6 Reflejos