El espejo de Eva

domingo, octubre 30, 2005

Alto en el camino

Pidámosle al corazón que duerma un rato, y a la sesera que se tome el día libre.
Sintámonos desde afuera y desde lejos, veamos cómo vemos sin mirarnos.

Paseemos la imaginación al sol y sintamos que sentimos sin dañarnos.
No tengamos compasión de la resignación y veamos como podemos cambiarnos.

Nombremos nuestros nombres sin hablarnos, sintiendo que la vida es un regalo.
Demos a la esperanza el respiro, la ayuda de luchar por lo anhelado.

Respiremos del aire que no nos censura y bebamos del manantial libre.
Seamos conscientes solo del ser maravilloso que ocultamos.

Y veamos el ocaso como la firme promesa de una estrella o una luna o un nuevo amanecer.
Para ser felices. Para empezar de nuevo. Para vivir.

6 Reflejos

jueves, octubre 27, 2005

...si me callo o si me hablo...

Hablo más de la cuenta y me repito continuamente.
Callo y por eso no paso desapercibida y preguntan porqué callo.
Hablo, y tratando de callar lo que no quiero contar, hablo y repito una y otra vez lo mismo.
Hasta que no puedo más y hablo para abrir el grifo del vaso rebosante.

Cómo puedo tratar de ayudar a alguien si no sé como ayudarme o si no quiero ayudarme.
Sabiendo el problema siempre tienes recorrido la mitad del camino, pero aún así nos queda el otro medio camino para solucionarlo.

Y aquí llego y me desparramo hablándole y diciéndole lo que necesita o parece necesitar que le digan.

Pero no puedo dar lo que no tengo y no puedo ser sincera si hago lo que no me sale del corazón o del alma.

Mis palabras con ella son lentas, casi sigilosas, pacientes y elocuentes. Acabamos de invertir los papeles y yo soy la madre prudente y ella la hija que calla y aprende la lección.
De repente parece que he aprendido más que ella en menos tiempo.
Será el tedio de vivir día a día en medio del campo de batalla y ver un bando y ver el otro y ser simplemente el daño colateral en demasiadas ocasiones.

La felicidad empieza por uno mismo y por aceptar lo que los demás eligen para sí (entendiendo que su decisión es personal y afecta a su propia vida y no a la vida propia de los demás ). Una vez admitamos que cada cual hará lo que mejor crea para sí y concederles la libertad de elegir y apoyar podremos acercarnos y ver su evolución y aplaudir si eligieron bien o callar y poner el hombro si les sale mal.En más de 20 años de lucha en esta casa aún no se ha rendido ningún bando, lo dice la reportera en medio del campo de batalla.¿Cuándo aprender que para hacer daño no es necesario tocar? Ya es tiempo de aprovechar lo poco que nos queda en vida común antes de abandonar el nido y alejarnos irremediablemente y para siempre... ¿no crees mamá?

5 Reflejos

domingo, octubre 23, 2005

SARA

Arrastraba los zapatos al final del pasillo y yo la miraba.
Arrastraba aquel peluche que abultaba más que ella y a mi me hacía sonreír. Y mi sonrisa a ella le hacía gracia y al final terminábamos riendo por nada.
La diferencia de edad, las sesiones de canguro y el parentesco familiar me hacían hablar de ella en aquellos momentos como mi sobrina.
La llevaba conmigo a donde podía y mis amigos ya la conocían y soportaban estoicamente las sesiones de chistes, que en realidad eran historias, cuentos interminables pero que comenzaban con “esto eran dos…” en lugar de “érase una vez…”.
No he tenido esa complicidad en ninguna otra ocasión que no fuera con ella.
Dentro de poco es su cumpleaños, cumple 14 años.
Casi es tan alta como yo y podemos intercambiar la ropa. Y temo el día que intercambiemos maquillaje o me la encuentre de marcha. El tiempo vuela.
Ayer la vi, cerca de mi casa. Es preciosa a pesar de ese nuevo aparatejo para enderezarle los dientes.
Ahora el contacto es algo mas esporádico y hablando con ella me sorprende como madura, como crece, como vive lo que yo viví no hace tanto.


14 años y que vengan muchos más, preciosa Sara.

10 Reflejos

miércoles, octubre 19, 2005

RESPONSABLES

Siempre he pensado que los hijos no estamos condenados a repetir los actos de nuestros padres. Si bien ellos son de una manera nosotros podemos ser de otra. No es genético. Podemos ser cuidadosos y conscientes para no repetir errores, o al menos intentarlo.
También he pensado siempre que no tenemos nada que ver con lo que ellos hacen, no es nuestra culpa ni nuestra decisión.

Y hoy me he dado cuenta gracias a las palabras de un compañero que si bien no pudimos ser partícipes de la decisión de nuestros antepasados sí que tenemos una responsabilidad, sí que recae en nosotros.

Siendo concientes de nuestro pasado podemos aprender. Sin conocerlo, tratando de ignorarlo, sólo estamos condenados a repetirlo más tarde o más temprano.

5 Reflejos

martes, octubre 18, 2005

HOY

Hoy un hombre en el centro comercial se me acercó y me pidió que anotara un número de teléfono que el me dictaría mientras hablaba por una de las cabinas porque no podía escribir por problemas de salud en su mano derecha.

Es curioso como el hecho de hacer un favor tan simple a un desconocido, y tratando de ser amable, parece liberarme de cualquier culpa o pecado que tuviese almacenado a mis espaldas. Al menos momentáneamente.

Y a estas alturas, en mas de un aspecto, me pregunto si no he evolucionado demasiado rápido, demasiado aprisa aun sin querer que fuera así. No puedo desandar el camino, no puedo madurar en el sentido opuesto y recuperar la inocencia feliz de quien no tiene conciencia. No puedo ser una niña. Ni aparentarlo. Ni sentirlo.

Somos cíclicos o al menos soy cíclica por tropezar con la misma piedra una y otra vez, contra la misma pared una y otra vez. Trato de aprender a ubicar ese obstáculo y ese muro, pero el paisaje es distinto cada vez y se camufla todo o yo cierro los ojos o simplemente es de noche. Siempre son los mismos fallos, los mismos incorregibles defectos, la misma abrumadora sensación de no poder mejorar, ni siquiera cambiar.

Y no me siento como la anciana que ha aprendido al final de su vida lo que hay. Más bien me siento como la niña que experimenta con el fuego y termina por quemarse lo justo como para no hacerse daño pero como para recordar que el fuego puede ser malo.


Hoy no trato de aprender, sino de recordar lo aprendido.

6 Reflejos

lunes, octubre 17, 2005

De nuevo aquí.

Briviesca, capital de la Bureba. La Bureba, comarca de Burgos.
Precioso. Sin palabras que lo describan. Hay que vivirlo. Hay que verlo.
Ese olor a montaña, a algún lugar de mi infancia que añoro y que no logro recordar y que permanece en antiguas fotografías.
He recordado la felicidad con solo oler el aire.
Necesitaba escapar de mi cotidianeidad para coger aire fresco en los pulmones y refrescar mi ánimo. No he sido tan consciente de eso hasta que he vuelto.

Nada que ver con mi precioso paisaje amarillento y de pinares rechonchos. Tonalidades desde el verde hasta el rojo pasando por todo lo que el otoño trae consigo. Días de lluvia, días de sol.

San Sebastián es precioso de noche y con chirimiri, es impresionante el rugido del Cantábrico a mi izquierda y la brisa entre los altos árboles del monte Urgull a mi derecha. Paseo marítimo a las 10 de la noche. Y yo soy feliz con solo recordarlo.
Alguien me dijo que la Kontxa es la playa mas bonita de España. Y con permiso de todos, yo le dije que eso no era cierto. Hasta que no recorras las playas de mi provincia no me digas cosas así. Días más tarde alguien que conoce ambas costas me daba la razón. Miré a ese alguien y me sonreí.

Muchas cosas quedan siempre por ver. Nos a faltado tiempo y buen tiempo. Pero me traigo las ganas de volver, la hospitalidad de la gente del norte, sus gastronomía exageradamente buena y exageradamente copiosa, un kilo de más en la báscula y multitud de buenos recuerdos de multitud de segundos vividos en buena compañía y con el alma feliz.

6 Reflejos

domingo, octubre 09, 2005

Sepan vuesas mercedes que aquesta dama se aleja por pocos días del mundanal ruido de aquesta villa para adentrarse en el mundanal ruido de lejanas tierras.
Hasta entonces y aún después, quedense con Dios o con quien prefieran.

Hasta más ver.

7 Reflejos

sábado, octubre 08, 2005

DESDE UN 8 DE SEPTIEMBRE

34 primaveras trenzan lazos
Cuando tu veías el mundo, ¿yo qué era?
Ni un suspiro, ni una palabra, ni un retazo,
ni un proyecto por comenzar, ni una letra,
ni una célula escondida, o sólo eso.


BUENAS NOCHES, LINDOS SUEÑOS...

jueves, octubre 06, 2005

SIRENA VARADA

Hay días en los que sólo soy una sirena varada...


Y me he enredado siempre entre algas,
maraña contra los dedos
cierras la madeja
con el fastidio del destino,
y el mordisco lo dan otros;
encías ensangrentadas,
miradas de criminales,
a grandes rasgos,
podrías ser tú.
Echar el ancla a babor
y de un extremo la argolla
y del otro tu corazón
mientras tanto, ¡te sangra!.
Y el mendigo siempre a tu lado
tu compañero de viaje,
cuando las estrellas se apaguen,
tarde o temprano,
también vendrás tú.
Duerme un poco más,
los párpados no aguantan ya,
luego están las decepciones
cuando el cierzo no parece perdonar.
Sirena, vuelve al mar,
varada por la realidad
sufrir alucinaciones
cuando el cielo no parece escuchar.
Dedicarte un sueño,
cerrar los ojos
y sentir oscuridad inmensa,
entregado a una luz
como un laberinto de incertidumbre.
Esquivas la pesadilla
y sobrevolar el cansancio,
y en un instante,
en tierra otra vez.
El miedo a traspasar la frontera de los nombres,
como un extraño
dibuja la espiral de la derrota
y oscurece tantos halagos,
sol, en la memoria que se va...
Y duerme un poco más,
los párpados no aguantan ya,
luego están las decepciones
cuando el cierzo no pareceperdonar.
Sirena, vuelve al mar,
varada por la realidad
sufrir alucinaciones
cuando el cielo no parece escuchar.


SIRENA VARADA de Héroes del Silencio

7 Reflejos

martes, octubre 04, 2005

AQUÍ ESTOY

No se dar consejos. Y no me gusta.
Cuando doy ánimos callo mil burradas que se me pasan por la mente, aunque se me escapan otras tantas. Pero hay veces que no hay nada que decir. Sobran las palabras. No sirven de nada.

Me ahogo en un vaso de agua.
Pero ese vaso se evapora ante otras realidades.
Y si necesitas un hombro no tienes que pedirlo.
Y si necesitas que te escuche aquí tienes una oreja de metro setenta.
Y si necesitas lo que sea aquí estoy.

Y si no necesitas nada aquí estoy.

9 Reflejos

lunes, octubre 03, 2005

BUEN DIA

Hay un día en el año, en cada uno de mis años, que resulta especial.
No tiene una fecha concreta, ni siquiera se da en una estación determinada..
La vida me regala ese día cada año, sin avisar, sorprendiéndome. Y el regalo puede ser un día lleno de nuevas sensaciones, el conocer a alguien especial, el realizar algo especial y nuevo, el sentirme más libre de lo normal, o el sentirme simplemente mejor de lo normal.
Suele tener, al menos, una de esas características, permaneciendo en mi recuerdo lo vivido y lo sentido.
Y es curioso, porque cuando finaliza ese día soy feliz a pesar de saber que, normalmente, ese día es único en ese año, y ya no habrá algo similar hasta el año que viene.
Pero me quedo con ese buen sabor de boca. Y deshecho esa ansiedad que me agobiaría si no fuera consciente de que simplemente esto es así.
Porque así valoro otras cosas, y así reconozco lo que la vida puede llegar a darme.
Sin embargo, este año han cambiado las reglas. No ha sido tan sólo un día. Y aún no ha concluido el año… quedan casi 3 meses, casi 90 días.
En los momentos optimistas me contenta el pensar que este año es especial, que vendrán más días maravillosos, de estos que se quedan en mi recuerdo como un regalo personal, que sólo yo reconozco y que sólo puedo valorar porque está destinado para mí.
Aunque también puede ser que me tocaran más de un día así al año y últimamente esté saneando la vida sus cuentas pendientes conmigo.

4 Reflejos

sábado, octubre 01, 2005

ALGUIEN

Alguien se sienta. Alguien le mira.
Alguien piensa en alguien y sonríe sin que nadie sepa más.
Alguien pasea, piensa, pasea y vela el sueño de alguien.
Alguien lleva una libreta en su equipaje y la busca para escribir a alguien.
Alguien desde lejos piensa en alguien cerca.
Alguien tiene sueños, esperanzas, anhelos, principios, objetivos, conciencia, cerebro, corazón y palabras.
Alguien escucha. Alguien oye.
Alguien tiene el futuro en sus manos y una o dos decisiones que tomar.
Alguien espera el tren. Alguien va en él.
Alguien suspira y alguien consuela.
Alguien termina por creer en lo imposible. Alguien se dice agnostico.
Alguien agradece la presencia insustancial y afronta el futuro y el presente con ilusión.
Alguien se busca entre las letras que alguien dejó y alguien se encuentra.
Alguien anhela su pasado. Alguien desea cambiar.
Alguien teme la lejanía y alguien quiere escapar lejos.
Alguien es nuevo y alguien es viejo.
Alguien echa de menos su origen y alguien desea olvidar.
Alguien espera que alguien sea simplemente amable.
Alguien antes de dormir oirá por último la voz de alguien.

4 Reflejos