El espejo de Eva

martes, agosto 23, 2005

Disculpadme, una imagen despierta un recuerdo

Los recuerdos pueden hacernos sonreír o limitarnos a llorar.
Paso por delante de la cancha de baloncesto mil veces, pero hoy un tipo jugaba y, sin parecerse a él, me recordó a David.
Han pasado años desde que se fue. He crecido. Hemos madurado.
¿Cuánto tiempo celebré su aniversario?¿los tres primeros años?
Una visita a la puntilla cada fin de semana durante el primer año.
Se fue hace mucho. Decidió irse hace mucho.
Y al día siguiente me miré en el espejo y me dije en voz alta “yo aún sigo aquí”.
Dejé de rezar con el tiempo.
Nunca cuestioné el porqué ni quise hacerlo. Demasiada carga emocional.
No defiendo ni condeno. Alguien dijo COBARDE. Alguien dijo VALIENTE.
Yo no supe qué decir. Quizás lo peor fue callarme.
Ahora sé que he crecido. Me quedo con los buenos recuerdos.
Tranquila. No me acompaña Melancolía. No la veo junto a mí en el reflejo de este espejo.

Pero David sigue en mi memoria, agazapado y perenne, sin fecha concreta para aparecer, condenado a recordarle vivo en mi vida cuando algo despierta aquella edad.

4 Comments:

At agosto 25, 2005 12:38 a. m., Blogger Beaumont said...

Y como bien decía Goytisolo, tendrás amigos, tendrán amor, tendrás amigos.

 
At febrero 14, 2007 5:31 p. m., Anonymous Anónimo said...

Wonderful and informative web site. I used information from that site its great. »

 
At marzo 06, 2007 11:22 a. m., Anonymous Anónimo said...

best regards, nice info »

 
At marzo 17, 2007 7:44 p. m., Anonymous Anónimo said...

Looking for information and found it at this great site... here

 

Publicar un comentario en la entrada

<< Home